HUMANIDAD

4 lugares malditos por la mano del hombre

Muchas veces la intervención humana ha logrado convertir paraísos naturales en verdaderos infiernos. Aquí cuatro ejemplos de lugares devastados por la mano del hombre.

 

 

Picher, Oklahoma, EE.UU.: esta ciudad fantasma supo ser el epicentro de la minería de plomo. Paulatinamente, la mala gestión de residuos la convirtió en un lugar inhabitable. Numerosas personas murieron por envenenamiento con plomo, lo que dio inicio a un éxodo que terminaría con la clausura de la localidad en 2009.

 

 

Mar Aral, Asia central: este mar interior, o lago endorreico, ubicado en la frontera entre Kazajistán y Uzbekistán, fue hasta hace unas décadas una próspera zona para ambas naciones. En la actualidad su volumen ha menguado en un 90% a causa del cambio climático, lo que convirtió el lugar en un desierto altamente contaminado.

Centralia, Pennsylvania, EE.UU.: en 1981 el pueblo tenía una población de más de 1.000 habitantes, pero a raíz del incendio de una antigua mina de carbón subterránea, que aún arde bajo la tierra, sus habitantes huyeron precipitadamente. En la actualidad se conservan las casas y negocios, pero el clima hace el lugar inhabitable.

Wittenoom, Australia: esta paradisíaca ciudad de Australia Occidental fue clausurada en 2015 por el alto grado de contaminación de su aire. Allí supo funcionar una gran fábrica de amianto, y las partículas contaminantes de este material volvieron su territorio peligrosamente tóxico.


Fuente: supercurioso.com