HUMANIDAD

El increíble caso del sonámbulo homicida

En 1887 un extraño caso conmocionó a la localidad francesa de Le Havre. El cuerpo de André Monet, un comerciante parisino de mediana edad, fue encontrado sin vida en una de las playas del lugar. Junto al cuerpo, muerto por un disparo en el pecho, se encontraron huellas que demostraban que al asesino le faltaba el pulgar del pie derecho

 

Videos más vistos del mes: Himmler - Los cultos arios secretos

 

 

Robert Ledru, un renombrado detective parisino, fue el encargado de sacar muestras de yeso de las huellas y examinar la bala con la que se había cometido el crimen. Con estos datos se presentó la mañana siguiente en la comisaría para declararse culpable del homicidio. Ante el estupor de las autoridades, Ledru se sacó el zapato derecho y mostró que le faltaba un dedo; además demostró que la bala asesina era igual a la que faltaba en su revolver de fabricación alemana.

 

 

 

 

La hipótesis oficial fue que Ledru, quien había sido transferido desde la capital francesa por una crisis de estrés, había asesinado Monet durante un ataque de sonambulismo. Durante su detención se comprobó que el detective era efectivamente sonámbulo, por lo que fue recluido hasta su muerte, en 1937, en una granja terapéutica, donde se controló que no lastimara a nadie más.


Fuente: labrujulaverde.com