RELIGIÓN

Enigmático hallazgo podría ser una de las primeras imágenes de Jesús

Egiptólogos catalanes hallaron una estructura enigmática con una posible imagen primitiva de Jesús. Es de planta cuadrada, con cuatro pilastras y una dimensión de 8 metros de lado por 3.75 metros de fondo. Todo de piedra, con losas muy bien encajadas y nichos donde seguramente había estatuas, comentó el egiptólogo Padró.

Las paredes están recubiertas con cinco o seis capas de pintura, la última correspondiente a la época copta de los primeros cristianos. Hay decoración vegetal, inscripciones que se han copiado, pero que todavía no se han traducido, y la figura de un hombre joven, con rizos, vestido con una túnica corta y con la mano alzada como si estuviera bendiciendo. Podría tratarse de una imagen muy primitiva de Jesucristo, dijo Padró. De momento, la representación permanece protegida y se espera que los escritos puedan aportar algo más de luz.

La tumba, intacta y muy bien conservada, contenía su pequeño tesoro. Los ricos se enterraban con sus joyas, y los pobres con sus herramientas laborales. Los arqueólogos de la misión han rescatado del olvido un tintero metálico lleno de tinta. Es negra, y podríamos analizarla para conocer su composición.

El propio ministro de Antigüedades de Egipto, Mohamed Ibrahim, se encargó de avanzar algunos resultados de esta última campaña de excavaciones en la antigua ciudad egipcia, que impulsa la Societat Catalana d'Egiptologia y la Universitat de Barcelona.

A falta de inscripciones en la tumba, solo se sabe del escriba lo que evidencian los restos arqueológicos y su propio cadáver. La antropología dictaminó que tenía 16 años. La excavación de la estructura ha resultado un trabajo faraónico, ya que se encontraba cubierta de escombros muy pesados que, sin duda, se colocaron adrede. Queremos hacer catas a las pinturas para ver si las capas inferiores nos dan más información sobre qué puede ser esta estructura. No sabemos qué nos podemos encontrar, confesó Padró, el enigmático egiptólogo.