descubrimiento

Espectacular hallazgo: Naia, el esqueleto más antiguo de América

El esqueleto de Naia, una joven de 15 o 16 años, descubierto recientemente en la Península de Yucatán, se ha convertido en el más antiguo que se haya encontrado en sus condiciones, completo y genéticamente intacto, en el continente americano. El trabajo de recuperación de estos restos de más de 12 mil años de antigüedad, fue realizado por un equipo conformado por científicos y buzos mexicanos y estadounidenses en el interior de una cueva inundada en el sitio arqueológico Hoyo Negro, en el estado de Quintana Roo, al sureste de México.

Naia viene a comprobar definitivamente el vínculo entre los primeros pobladores que llegaron a América y los grupos indígenas del continente, al confirmarse su linaje asiático correspondiente a los pueblos siberianos que migraron a través del Estrecho de Bering en la era glacial. La edad del esqueleto ha sido comprobada mediante toda la gama de técnicas existentes: por datación de Carbono 14 y Uranio-Torio, por ADN mitocondrial, por el análisis de semillas, carbón, guano de murciélago y otros elementos hallados en el sitio junto a los restos humanos, y por el estudio de los cambios en el nivel del mar. El artículo en el que se detalla esta investigación será publicado próximamente por la revista Science, firmado por los especialistas norteamericanos James Chatters y Dominque Rossolo. Según ellos, la datación tan precisa que se ha logrado establecer, la cual ha demostrado que se trata del humano más antiguo descubierto en el continente, fue posible gracias a su excelente estado de conservación, por las condiciones del ambiente en que fue hallado: “Hoyo Negro es una cápsula de tiempo que ha conservado la información sobre el clima y la vida humana, animal y vegetal que existían al final de la última era de hielo”. El esqueleto quedará al cuidado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México.