HUMANIDAD

Hibristofilia: la -no tan- incomprensible atracción sexual por los criminales

Mientras que la gran mayoría de las personas considera a los criminales violentos como a verdaderos monstruos de la naturaleza, existen algunas mujeres que se sienten indefectiblemente atraídas por este tipo de sujetos.

Los ejemplos de ello, a través del tiempo, son cuantiosos. Entre los más destacados, es posible mencionar a Charles Manson, condenado a cadena perpetua por el asesinato de 9 personas; Anders Behring Breivik, condenado a 21 años de prisión por el asesinato de 77 jóvenes; o Josef Fritzl, condenado por secuestrar y violar a su propia hija durante 25 años.

Video: 

Como tantos otros criminales violentos, estos hombres reciben cartas de amor y propuestas de matrimonio por parte de mujeres que parecen admirarlos y desearlos, pero: ¿qué es lo que puede llevar a una mujer a enamorarse de esta clase de sujetos?

No existe una explicación cierta, aunque la psicología definió a este tipo de cuadros como hibristofilia, es decir, la atracción sexual por personas que "cometieron una atrocidad o un crimen, -como una violación, un asesinato o un robo armado".

Al parecer, esta parafilia es característicamente femenina y, aunque no existe un consenso científico, se especula con que podría responder principalmente a la necesidad de transformar a estos hombres, redimiéndolos a través del amor.

En otros casos, de fondo podría existir un factor de índole maternal, al sentir una irrefrenable compasión, pena o ternura por el delincuente violento, algo así como una tendencia a proteger al niño que alguna vez fue.

Una tercera explicación, postula que este tipo de mujeres busca compartir la fama y atención mediática que este tipo de delincuentes suele tener. En 2015, Charles Manson canceló su boda con una mujer de 27 años, tras enterarse de que ella planeaba ganar mucho dinero con la publicación de libros e incluso pensaba en exponer su cuerpo momificado.


Fuente: bbc.com