HUMANIDAD

La verdadera historia del sable de luz de Star Wars

En la actualidad, la saga de Star Wars cuenta con millones de fanáticos alrededor del mundo. A los miles de millones de dólares que recauda cada nueva película de la historia, se le suman cifras exorbitantes generadas por la venta de merchandising. Un objeto en particular seduce tanto a niños como a adultos: los sables de luz utilizados por jedis y siths en la ficción intergalactica.

 

  

Pocos saben no obstante, que el primer film, "Episode IV: A New Hope", estrenado en 1977, contó con un reducidísimo presupuesto, por lo que su director de arte Roger Christian, tuvo que construir el set de filmación utilizando toneladas de basura tecnológica.

 

 

Los sables láser, de hecho, fueron confeccionados con los mango del flash de una cámara fotográfica de los años 40, de marca Graflex, encontrados en la trastienda de un local especializado en fotografía.

“Lo que tenía en mis manos era exactamente como imaginé que sería una espada láser: un cuerpo pesado y cromado con un botón rojo y un clip de forma extraña al final que sujetaba el reflector que asemejaba un dispositivo para generar un haz de luz láser”, explicó Christian en una entrevista.


Fuente: bbc.com