TUMBAS

Las tumbas más buscadas de la Historia

Cuando en 2012 un grupo de arqueólogos desenterró el cuerpo del Rey Ricardo III de Inglaterra en un estacionamiento de la ciudad de Leicester, la lista de los cadáveres de grandes personajes históricos cuyo paradero se desconoce se quedaba sin uno de sus mayores exponentes; no obstante sigue siendo una lista extensa, y que encierra una serie de misterios que desvelan a investigadores de todas las latitudes. Estas son algunas de las tumbas históricas más buscadas del mundo:

 

  • Genghis Khan: la leyenda cuenta que, después de su muerte en 1227, los soldados del gran líder mongol honraron su petición de mantener su tumba un secreto, a punto tal de descuartizar a cualquier persona que haya visto su cortejo fúnebre. Los investigadores sospechan que su tumba podría estar ubicada en la provincia de Khentii, en Mongolia, pero a pesar de haberla buscado con georradares e imágenes satelitales, no hallaron ninguna señal prometedora.

 

  • Wolfgang Amadeus Mozart: cuando el compositor murió en 1791 su cuerpo fue colocado en un ataúd de madera y enterrado en una fosa común sin nombre en el cementerio de St. Marx de Viena. En 1801 un sepulturero dijo haber recuperado el cráneo del músico; los análisis de ADN han sido hasta ahora incapaces de demostrar si realmente se trata del cráneo de Mozart.

 

  • Cleopatra: los cuerpos de la reina del Nilo y de su amante, Marco Antonio, luego del suicidio de ambos, habrían sido enterrados en una tumba cerca de Alejandría. No obstante, dicha tumba nunca fue hallada. Algunos investigadores creen que el mausoleo terminó en el fondo del mar después de los terremotos que cambiaron la topografía de Alejandría; otros afirman que la pareja podría estar enterrada cerca de Taposiris Magna.

 

  • Atila: cuando el Rey de los Hunos murió, sus guerreros lo enterraron en un ataúd triple, de oro, plata y hierro. La ceremonia se llevó a cabo en secreto, y los prisioneros que cavaron el foso fueron asesinados. Se cree que la tumba se encuentra en algún lugar en Hungría, aunque jamás se han encontrado rastros de Atila o de su invaluable ataúd triple, lo que sugiere que el sitio pudo haber sido saqueado en los años posteriores a su muerte.

 

  • Francis Drake: el famoso corsario murió en Panamá en 1596, y su cuerpo, dentro de un ataúd sellado, fue “enterrado” en el Mar Caribe. Durante décadas, numerosos buceadores, arqueólogos y cazadores de tesoros lo buscaron en vano. En 2011, una misión financiada por un empresario estadounidense encontró dos barcos hundidos de Drake; pero la ubicación exacta de sus restos sigue siendo un misterio.

 

  • Alejandro Magno: el gran conquistador murió en Babilonia en el 323 aC, y su cuerpo fue colocado en un sarcófago de oro que finalmente fue llevado a una tumba en Alejandría. Se dice que en los siglos siguientes la tumba fue saqueada. Más de 150 expediciones han concurrido en su búsqueda, sin éxito.

 

 


FUENTE: History.com

Imagen: Shutterstock