HUMANIDAD

Lo que heredamos de la antigua Roma

Más de 1500 años después de su caída, los avances técnicos y políticos que constituyeron el poderío del Imperio Romano siguen signando gran parte de la civilización occidental tal como la conocemos. Aquí, cinco innovaciones que cambiaron el rumbo de la historia.

 

  • Cirugía de Batalla: más allá de los partos por cesárea y el gran desarrollo de instrumental quirúrgico, posiblemente lo más revolucionario de la medicina romana sean sus avances en cirugía de batalla. El Imperio contaba con un cuerpo especial de médicos de guerra que desarrolló técnicas tan innovadoras como las cirugías arteriales. Incluso fueron pioneros en desinfectar sus instrumentos médicos con agua hirviendo, práctica que la medicina moderna no terminó de implementar hasta el siglo XIX.

 

  • Sistema Legal: el sistema legal romano ha dominado la organización de las sociedades occidentales por siglos. Desde el concepto de “inocente hasta que se demuestre lo contrario”, hasta términos como pro bono o habeas corpus, los avances judiciales del Imperio significaron una profunda transformación en la historia del mundo.

 

  • Calendario Juliano: en el año 46 A.C. el emperador Julio César y el astrónomo Sosígenes de Alejandría adaptaron el calendario al año solar, creando así el Calendario Juliano. Casi idéntico al Calendario Gregoriano que rige nuestros días, dividía el año en doce meses.

 

  • Caminos y Carreteras: en su apogeo, el Imperio Romano ocupó más de dos millones y medio de kilómetros cuadrados. Para asegurar la administración de su enorme dominio, los romanos construyeron un impresionante sistema de caminos y carreteras. Esta ingeniería les permitió movilizar a sus ejércitos a más de 40 kilómetros por hora. Muchos de estos caminos siguen en uso actualmente.

 

  • Acueductos: el primer acueducto romano fue desarrollado alrededor del año 312 A.C. Esta maravilla de la ingeniería permitía usar la fuerza de gravedad para transportar agua a los centros urbanos. Gracias a ellos, los ciudadanos del Imperio pudieron disfrutar de enormes innovaciones como baños públicos, sistemas de riego subterráneos y fuentes ornamentales decorando sus ciudades.

 

 


FUENTE: History.com

Imagen: Shutterstock