HUMANIDAD

Resuelven el misterio de la "momia que grita"

En 1886 una extraña momia fue descubierta en Deir El-Bahari, Egipto. Los restos, secados en sal y cubiertos por piel de oveja, parecen estar gritando de dolor. Durante décadas los científicos han intentado determinar el origen de tan particular expresión, ahora el misterio parece finalmente resuelto.

 

 

Gracias a un análisis de ADN se pudo constatar que la momia pertenece al hijo del faraón Ramsés III, el príncipe Pentawere. Pentawere fue responsable, junto a su madre, la reina Tiye, de encabezar un boicot para acabar con Ramsés III y precipitar el acceso del joven al trono. El complot, no obstante, fue descubierto, y el príncipe fue condenado a morir ahorcado.   

 

 

Dado que Pentawere pertenecía, a pesar de sus crímenes, a la familia real, sus restos fueron enterrados en el complejo funerario real, a orillas del Nilo. Como castigo eterno, los  enterradores trataron al cuerpo como al de un hombre indigno e inmortalizaron en su rostro la expresión de dolor con la que murió que se conserva intacta aún hoy, más de 3 mil años después.

Gracias a los avances tecnológicos, los egiptólogos pudieron desentrañar la historia de traición y muerte que cuenta su momia.


Fuente: perfil.com