Todos los horarios
HUMANIDAD

Todo lo que no sabías, y deberías saber, sobre los guerreros vikingos

¿De dónde son originarios los pueblos vikingos?

La gran mayoría de los vikingos conocidos por la historia provienen de regiones actualmente comprendidas por Dinamarca, Noruega, Suecia, y en menor medida Islandia y Finlandia. La gran diferencia entre ellos y los pueblos europeos contra los que peleaban, es que los vikingos no eran cristianos y, por lo tanto, eran considerados extranjeros y no civilizados. 

 

 

El período histórico de los vikingos

La historia sitúa el punto de partida para la oleada vikinga en el año 793, cuando el monasterio de Lindisfarne, en el noreste de Inglaterra, fue atacado. Hasta entonces, los monasterios eran edificios con escasa protección, precisamente porque los enemigos de la época respetaban las instituciones religiosas, algo que los vikingos no hacían. En el año 799, aconteció la primera incursión vikinga registrada en la Europa continental, cuando fue atacado el monasterio insular de St. Philibert, en Noirmoutier. Tras expandirse especialmente por Francia e Inglaterra, a finales del siglo IX, los vikingos comenzaron a ser vencidos y rechazados. El último rey vikingo fue derrotado, en 1066, por Guillermo, duque de Normandía.

 

 

 

 

¿Cómo eran los vikingos?

Si bien pasaron a la historia como un pueblo de costumbres vandálicas, cierto es que los vikingos fueron una sociedad extremadamente ordenada e igualitaria, con sólidas bases de ley y justicia. Se organizaron en clases, con reyes y guerreros encabezando la pirámide social. Las mujeres eran jefas de familia y tenían a cargo granjas y plantaciones, especialmente cuando sus parejas se encontraban peleando en tierras extranjeras.

Armas y embarcaciones

Entre las armas vikingas, quizá la más conocida sea el hacha, fácil de fabricar y efectiva a la hora tanto de trabajar como de pelear. Además usaban el arco y la flecha, también con una doble función: la de cazar y la de luchar. Se protegían con escudos generalmente redondos, elaborados con madera y cuero endurecido, y cascos de hierro. Los vikingos supieron forjar una admirable industria naval, destacándose por los barcos denominados dragones, capaces de embarcar hasta 100 hombres y desplazarse tanto por río como por mar.


Fuente: supercurioso.com