Íncubos y Súcubos, los demonios sexuales

Según la tradición religiosa, se alimentan de la energía vital de las personas teniendo sexo con ellas.