La superstición

¿Existe la “mala suerte”?